2 de diciembre de 2014

Carta de un viejo catedrático gruñón



El artículo de Felix de Azúa publicado ayer en El País (Un partido de profesores) pretendía fustigar a los líderes de Podemos, pero resulta salvajemente ofensivo para todos los que nos ganamos la vida trabajando en las universidades públicas.




No conozco personalmente a los dirigentes de Podemos, pero trabajamos en la misma universidad y pertenecemos a la misma generación, así que tenemos problemas comunes. Me siento aludido cuando Azúa habla de una universidad en la que se coloca a los amiguetes y en la que los profesores no somos responsables del trabajo que realizamos. Se nota que Azúa no conoce la universidad real de hoy en día: quienes enseñamos e investigamos en ellas hemos podido presentarnos a las plazas que ocupamos tras pasar evaluaciones de agencias externas a la universidad, que sin duda son  mejorables, pero que desde luego son más estrictas que cualquiera de las que pasó su generación. Somos evaluados por nuestros alumnos anualmente, aunque algunos desearíamos que los resultados de esas evaluaciones sean públicas y repercutan en nuestros salarios, al alza o a la baja en función del resultado. Y muy poco hemos concurrido a concursos con un único candidato: en mi plaza de ayudante doctor, un contrato de 5 años en tres tramos,  se presentaron 12 personas más. Tampoco es cierto que pasemos toda la vida anclados al mismo lugar: en mi caso, pasé 8 años trabajando en el Conservatorio Superior de Aragón hasta que surgió una oportunidad en mi especialidad (Semiótica de la comunicación y Teoría de la Información). Es cierto que volví al departamento en el que me formé, pero también es cierto que es el único que imparte asignaturas relacionadas con mi formación en la universidad más grande de España.



A cambio de procesos de evaluación del trabajo docente e investigador constantes y de ocupar plazas conseguidas en reñidos concursos públicos, recibimos sueldos que no superan los 1500 € y contratos de corta duración que no nos permiten, por ejemplo, dirigir proyectos de investigación porque, lógicamente, los financiadores quieren que los investigadores que trabajan en un proyecto tengan la continuidad asegurada en los años que el proyecto dure. Supongo que para el señor Azúa serán unas estupendas condiciones laborales y un sueldazo, ya que los 1825 € del contrato de Errejón (según la noticia enlazada desde su columna) le parecen una beca King size (supongo que las cantidades que se perciben tras jubilarse como catedrático son más modestas).



Es cierto que la universidad española requiere de un repaso de arriba abajo. Pero no es menos cierto que buena parte de los problemas que heredamos los que comenzamos a asentarnos en la universidad son herencias que le debemos a la generación del señor Azúa. Es de suponer que en sus 30 años de profesor universitario (catedrático desde 1993) Azúa jamás participó en una componenda, nunca estuvo en un tribunal de tesis doctoral que aprobó trabajos defectuosos, nunca participó en tribunales de titularidades y cátedras, y nunca dictó una clase que se apartase del programa que seguro definía claramente los contenidos, objetivos y materiales usados en cada clase. Su artículo refleja diversas cosas: una posiblemente interesada ignorancia sobre las condiciones de trabajo de buena parte de los profesores universitarios jóvenes, un desprecio hacia nuestras condiciones laborales y una confortable inserción en un mundo de certezas que se resquebrajan. Como diría su abominable enemigo Pablo Iglesias, muestra que está metido en la casta hasta las trancas. Y que es obediente con la mano que le da de comer ahora que en El País se ha tocado la corneta para embestir contra Podemos.

Leer más...

3 de abril de 2014

Para que las ideas circulen, para que todos tengamos voz


Los profesores no permanentes no solo somos el futuro, sino también el presente de la universidad. Impartimos un elevado porcentaje de las clases y llevamos buena parte del peso de la investigación. Sin embargo, en los últimos años nuestras condiciones han empeorado. En lo laboral, a causa de las limitaciones al Plan de Estabilización de la UCM. En lo académico, porque las nuevas estructuras de la universidad cada vez son más piramidales y nos arrinconan más: dificultad para formar parte de los equipos de I+D, para dirigir tesis doctorales, para avalar becarios….


Creo que es necesario que nuestra voz se escuche en todos los espacio de la UCM. Por eso he decidido presentarme a la Junta de Facultad. En estos últimos meses me he implicado más en las acciones de la Plataforma de Profesorado No Permanente; ahora conozco mejor la universidad y veo más cosas que no me gustan. Puesto que creo  que los cambios se producen desde abajo, quiero pedirte tu voto para mi candidatura a la Junta de Facultad en las elecciones del miércoles 9 de abril.


Mi compromiso es defender una facultad centrada en los resultados académicos y no en las componendas. Una facultad en la que las decisiones sean transparentes y los procesos participativos. Me comprometo a informar, a través de una lista de correo, a todos los profesores no permanentes antes y después de cada junta de facultad, para recabar vuestras opiniones, inquietudes y perspectivas, para  ser el representante del sector y no sólo de mis intereses y puntos de vista. 

Me comprometo a que las ideas circulen para que todos tengamos voz en la Junta de Facultad.

Leer más...

19 de enero de 2014

Cuenta en Suiza: FoucePress Compliation Series 2013

Pues bien, ya no son los viejos CD de complicaciones, pero vuelven las FoucePress Compilation Series, lo que viene a ser la colección de mis canciones más escuchadas y tarareadas del pasado año. Seguro que me he perido cosas, pero este año ha sido la de mi reencuentro con el rock y el pop, el año de volver a pasar horas escuchando canciones, buscando temas nuevos, dejándome guiar por la radio (gracias, Ángel Carmona, por los viernes de viernes de dos mil viernes).

Los niños han crecido, la gente sale enfadada a la calle, los peiródicos airean los trapos sucios, pero aún nadie, ni siquiera yo mismo, ha descubierto mi cuenta en Suiza. Parece un año de canciones con más política que nunca, con más rabia contenida o expresada. Un año de melodías rotundas, armonías brillantes y guitarrazos poderosos. Una vez más, como dijo Leonard Cohen, podemos repetirnos que no importa que seamos feos, tenemos la música.


Aquí podeis ver la lista en Spotify, pero hay otros mundos que no están ahí. Como este temazo de Mi Capitán, con Ricky Falkner a la batería. 

http://www.youtube.com/watch?v=8VHRE3_Ntgc

Este ha sido para mi el año que descubrí a Neumann. Primero los escuché en la radio, luego los vi en directo y ya pasaron a  formar parte de  la familia, de esas mañanas de domingo con el café y los croisants o de los viajes en coche. ¿Como es posible que haya tan pocas listas que los mencionen? Quizás es solo un EP, pero la envergadura de canciones como Hi Fear/By Love o Hell debería obligar a los redactores a saltarse las normas.


Tachenko me ha conquistado también con sus letras y melodías. Y poco a poco, como sin darme cuenta, he terminado enganchado al debut de León Benavente. Estado Provisional ha sido mi himno de final de año. Iván ferreiro ha vuelto a gustarme casi tanto como con Los Piratas ( y eso es mucho). Y por primera vez he escuchado con calma grupos que tiran un poco de lo electrónico, como Dorian y Second. A nivel internacional, Arcade Fire sigue compensándome el ingente esfuerzo que hice hasta que Funeral se me coló en el alma y el cerebro.

Mis asignaturas pendientes para 2014: escuchar más a los nuevos grupos madrileños, una escena que cada vez hace más ruido. El 6 de febrero estreno la sala  El garito de La Central con Alondra Bentley y Nine Stories. Y el 21 de marzo ya tengo entradas para resolver un asunto personal: se me escaparon Love of lesbian en Lugo este año, pero no en Madrid en 2014.

Un gran año de canciones. Seguimos con los oidos abiertos. Rock'n'roll!!


Leer más...

27 de noviembre de 2013

Todos estamos contra ellos

Un par de días antes de que Carlos Fabra fuese condenado a cuatro años de prisión por cometer “repetidos delitos fiscales en cantidad de notoria gravedad”, la editorial Traficantes de Sueños anunciaba la presentación de Tiera de saqueo, un libro que analiza la trama valenciana de Gurtel. No he leido el libro aún, pero sospecho que nos encontraremos con viejos conocidos y acciones familiares. La invitación al act empezaba citando unas palabras de un insigne valenciano:

«Hoy recuerdo a todos mis compañeros perseguidos, acosados y con causas sobreseídas que han sufrido daños irreparables. Hoy recuerdo detenciones televisadas de compañeros de partido que han quedado en libertad sin cargos. Hoy recuerdo alcaldes que ya no lo son por falsas imputaciones que hoy han quedado en nada.  Como Bertolt Brech, ayer un concejal, hoy un alcalde. Mañana el presidente de una Comunidad Autónoma, esto más que una causa parece un proceso abierto contra todo un partido político. Como tal, así lo asumo» Francisco Camps, expresidente de la Comunidad Valenciana. 19 de febrero de 2009



Teniendo en cuenta que otro juez ha encontrado indicios de que en el partido existió “una cierta corriente financiera de cobros y pagos" al final va a tener razón Camps. Que el hedor no era algo personal, que venía del partido.

Claro que hay gente capaz de convivir con los malos olores vengan de donde vengan. La Cámara de Comercio de Castellón no va a destituir a Fabra de su cargo porque los delitos cometidos "son de su ámbito particular". Como alguien ha sugerido en Twitter, es de suponer que esa misma lógica se aplicaría si la condena fuese por violación, ¿no?

Siempre nos queda el consuelo de que sólo hemos tardado 20 años en librarnos (de  momento) de Berlusconi


 

Leer más...

19 de noviembre de 2013

Infografías


Leer más...

blogger templates | Make Money Online